¿Eres una persona soñadora?

Si alguien te dijera “vive de tus sueños” ¿creerías que está de broma o que es una grandiosa oportunidad? ¿En los colegios has escuchado alguna vez que te animen y te promuevan el emprendimiento a gran escala? Es más, ¿has oído a alguien enseñar qué puedes hacer para ser financieramente libre? Cuando yo iba al cole, nunca, NUNCA, escuché hablar sobre ello. Lo normal es pensar en una profesión, especializarte e ir viviendo y si no llegas, sobreviviendo. Créeme yo tuve el síndrome de la especialitis.

El síndrome de la especialitis

Sí, ya sabes, aquello de que te tienes que especializar en lo que ofreces para volverte un gran experto y subir tu valor profesional. Así que hice un master en psicología clínica. Más tarde pensé que no tenía suficiente, e hice un master en terapia de pareja y sexualidad. Luego hice un posgrado en psicologia moral; ahí empecé a darme cuenta que muchas veces las formaciones regladas no son suficientes. Y me certifiqué en Psych-K, una técnica revolucionaria americana que se puso mucho de moda con el biólogo Bruce Lipton (“La Biologia de la Creencia”) dónde hablaba de la relación entre mente y cuerpo. Después me certifiqué en Theta Healing con Viana Stibal, una potente técnica de reprogramación de creencias. También me certifiqué en liderazgo por John Maxwell Team. De mientras he hecho cursos sobre distintos monográficos, he estudiado el eneagrama, la Programación Neuro Lingüística (PNL), la Rapid Transformational Therapy (RTT), asistí a eventos de Joe Dispenza (“Deja de ser tú” “El placebo eres tú” “Sobrenatural”) y por fortuna y gracias a mi profesión le saqué partido de forma asombrosa.

Me especialicé en muchas cosas, porque creí que sino me especializaba no sería buena profesional. Y pensaba que nunca sabía lo suficiente, nunca era lo suficiente. Hasta que descubrí que ya eres suficiente (puedes leer mi artículo aquí). Entonces todo empezó a cambiar. A pesar de que me encanta el desarrollo personal y me fascina aprender cosas nuevas, a veces me doy un año sabático, para permitirme dejar hacer, asimilar, reflexionar, transformar. Para permitirme ser yo. Para sacar lo que hay en mí, y no solamente meter información en mí. Para fluir mi intuición, mis talentos naturales, y poner al servicio de los demás mi manera de hacer: única, como cada persona lo es.

¿Por qué no soñamos?

Cuando somos pequeños soñamos, nos encanta pensar en un mundo lleno de posibilidades. Tenemos imaginación, fantasía, ilusión y esperanzas. El entorno nos condiciona en positivo o en negativo, para ser sinceros nos condiciona en positivo Y en negativo. De hecho, hace unos años si tu decías en nuestro país que quieres ser ric@ de mayor, se reían de ti. Como si fuera una broma, algo imposible. Pero si esto mismo lo decía un niño en USA, le animaban y apremiaban para que lo hiciera, para que encontrara la manera. Está claro que la historia del país, una historia represora y dictatorial, ha influido en el mindset de las personas mucho más de lo que la gente es consciente.

La gente aún en el siglo XXI tiene miedo, de perder el trabajo, del cambio, del “fracaso”, de… tampoco se nos pone nada fácil, los autónomos tienen que pagar una burrada en comparación con otros países, y los impuestos son muy elevados… no es raro entonces que las personas no se atrevan a perseguir sus sueños. A veces pienso que no interesa que la gente los persiga, que no interesa que la gente tenga ese tipo de ambiciones. Hay quien prefiere personas conformistas, insatisfechas y anestesiadas con la TV, con la mala alimentación (por ejemplo el azúcar que afecta a nuestro organismo de forma parecida a una droga, además baja nuestro estado de ánimo, confunde nuestra mente y baja en general nuestra vibración), viviendo sábado y domingo y sobreviviendo entre semana esperando que sea viernes de nuevo…

Perdóname pero no estoy de acuerdo con este tipo de vida. Y creo, es más, estoy totalmente convencida, que tú tampoco has venido aquí para ello. ¿Para vivir como zombies para qué ibamos a nacer?

No hablo ahora de ser financieramente libre o emprender, no solo es eso, hablo de vivir de tu propósito, de sentir pasión por lo que haces, de sentirte VIV@. Y si sientes pasión por lo que haces, si sientes tu propósito activo, ¡te sentirás llen@ de vida!

 

Algunas formas de estar conectado a tu propósito
  • Comunicar tus ideas que ayuden a otras personas (de ahí los youtubers)
  • Desarrollar poder personal en tus negocios
  • Dedicarte a ser el mejor padre o madre que puedas ser
  • Inspirar a los demás
  • Ser el escritor que siempre soñaste
  • Ser una artista que transforma
  • Ayudar a los demás a ganar dinero (si quieres ganar dinero es una gran manera)
  • Sacar tu mejor versión en cada área de tu vida (puedes leer aquí el artículo del crecimiento intencional)

Y muchos más.

Como ves, no se trata solamente de emprender.

 

Se trata de seguir tus sueños

¿Sueñas con aportar a los niños unos valores y ayudarlos a crecer? Tal vez te hagas maestra. Tal vez tengas un empleo. Incluso tal vez no ganes económicamente demasiado. Pero te sentirás feliz y realizada. ¿Sueñas con ser libre financieramente e inspirar a cientos de personas? Tal vez crearás un negocio online, ayudarás a las personas y además tendrás un negocio próspero. Los estudios muestran que  una persona no puede creer cobrar más del doble de lo que alguna vez ha cobrado en su vida: cree que es imposible. Esto quiere decir que si tú lo máximo en tu vida que has cobrado son 2.300€, cobrar 9.000€ lo ves como algo imposible. Sin embargo, esto solo es un límite mental. El único problema es que la mente deshecha cualquier oportunidad que hable de algo que crees que es imposible o irreal. Tu mente te dirá que es mentira, que es una estafa o que no eres capaz de lograrlo. Recuerda que tu mente es tu aliada (puedes leer el artículo aquí).

Por suerte, la abundancia es un estado mental, y el dinero tan solo es el efecto o el resultado. Muchos clientes vienen a mí para mejorar en sus áreas financieras y tener una mentalidad más consciente respecto a la abundancia y la prosperidad.

Ver la transformación de las personas es algo asombroso. Ver de lo que son capaces, a veces más allá de lo que ellas creían, es adictivo. Y ver incluso cómo transforman sus vidas para perseguir sus sueños sean los que sean, es emocionante.

Solo puedo dar las gracias, a todos aquellos que apostáis por vosotros a través del crecimiento personal, y a todos aquellos que os superáis día a día. Sois la inspiración de alguien, aunque no lo sepáis, a veces aunque no los conozcáis. Este es uno de nuestros propósitos, Volvernos personas que inspiremos.  Nuestra transformación es como una luz que sale de nosotros e ilumina a nuestro alrededor. Y eso solo puede darse de dentro hacia afuera. Cambiando nosotros, cambiarán los demás. Seamos inspiradores, seamos luz.

 


Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Continue reading


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies