Tener una buena autoestima

Escrito por el 02/06/2020

Tener una buena autoestima

Mucha gente se pregunta realmente cómo tener una buena autoestima. Amarse a uno mismo parece ser una misión titánica que dura casi una eternidad. Sin embargo, el camino se va volviendo más agradable a medida que se avanza en él. Al principio puede parece que uno no lo logrará, que le cuesta mucho, que no sabe cómo hacerlo o que obtiene su autoestima a través de los reconocimientos de los demás. Demasiadas personas están pendientes de la valoración externa. Muchos viven en la inopia de tener una baja autoestima excepto cuando el entorno no responde como ellos esperaban. Otros se ven cada vez peor, se comparan constantemente y se infravaloran. Y todavía quedan los que generan su autoestima a través de los logros obtenidos, los objetos materiales o el dinero o la manera de hacer las cosas. Sin embargo, la autoestima es mucho más que eso.

tener una buena autoestimaLa autoestima tiene que ver con:

 

  1. Aceptarse a uno mismo como es. Con sus virtudes y con sus defectos. Eso quiere decir que uno acepta que no es perfecto y que se equivoca. Hay personas que no pueden soportar el hecho de que hayan cometido un error, a veces se autocastigan, otras culpan al exterior antes que aceptar su propio error. Aceptar que se equivocan significaría que no son perfectos, que han hecho algo mal, y eso creen que dañaría su autoestima.
  2. Perdonarse cuando uno actúa de un modo que no le gusta. Cuando sacamos nuestra peor versión a veces el nivel de autoexigencia es tan alto que nos cuesta tratarnos con amor y compasión. Puede ser que te cueste lo mismo perdonar a los demás o puede que te sea más fácil. Sin embargo, tratar con un barómetro distinto a los demás que a ti es un error que la gente suele cometer.
  3. Decirse palabras que nutran, que estimulen, que motiven. Si tienes un niño pequeño contigo, de 1-3 años, vas a hablarle dulcemente, vas a reforzarlo positivamente. Tu intención es que coja fuerza, se sienta capaz y gane autoconfianza.
  4. El autoconocimiento. Nadie puede realmente amarse si no se conoce. Aun así hay demasiadas personas que temen indagar, tienen un miedo a lo que podrían encontrar o a tener que confrontarse con su propia vulnerabilidad.
  5. Ser consciente de los talentos y capacidades que uno tiene. Cada ser tiene un cóctel de virtudes que le hacen único. Es tu responsabilidad para sacar lo mejor de ti y ser feliz en la experiencia de la vida, que conozcas aquello que se te da bien, aquello que aportas a los demás, y aquello que tal vez no sabes ni que tienes (un buen ejercicio ahí es preguntar a algunas personas de confianza qué aspectos POSITIVOS ven los demás en ti).

 

Para amarse más a sí mismo es bueno que te preguntes Cómo eres y cómo te gustaría ser. No como deberías ser, sino como te gustaría ser. También es bueno aceptar que hay aspectos que no serán como tu quieras por mucho que lo desees, y esto es magnífico porque te «obliga» a aceptarte tal como eres. Como eres ya es grandioso y estimulante. Es perfecto. Inclusive las experiencias que has sufrido te han permitido construir aspectos en ti que de otra manera hubiera sido imposible. Cuanto más amor sientes hacia ti, más amor sienten hacia ti, y ¡nunca al revés!

Aquí algunos tips para ayudarte a tener una mejor autoestima:
  1. Dedícate unos minutos de silencio al día. Solo tu contigo mism@.
  2. En estos momentos de silencio, puedes reflexionar sobre el día sacando aquellos aspectos que te han gustado de ti, y cómo puedes potenciarlos en el futuro.
  3. Otra cosa que puedes hacer en el silencio es meditar, aprender a que la mente no controle tu experiencia sino que tu estés por encima de tus circunstancias. A la larga da una mayor perspectiva.
  4. Conoce tus necesidades y valídatelas. Eres importante. Tienes derecho a ser plenamente feliz. No te empequeñezcas detrás de los demás o intentando complacerles.
  5. Lucha por tus deseos. Apuesta por ti. Es una forma en que te dices y le dices al universo que te valoras, que eres importante, que te priorizas.
  6. Aprende a perdonar tus errores.
  7. No te conformes con las migajas de amor que te ofrecen los demás.

Eres una persona suficientemente grande para vivir en plenitud (lee mi artículo Eres suficiente) Tu grandeza no responde a tus capacidades intelectuales ni a tus habilidades. Tu grandeza responde a tu existencia. Esta es la lección más difícil de aceptar para la mayoría de los mortales. No tienes que hacer nada. Solo amarte y respetarte y observar como el camino se allana ante tu mirada y empiezan a suceder las sincronías en todo aquello que te propones. Alinead@ con la naturaleza, con el universo y con la vida.

 


Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no se publicará.Los campos requeridos están marcados con *



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Quiero saber...