Complejo de Cenicienta

Escrito por el 30/03/2021

¿QUÉ ES EL COMPLEJO DE CENICIENTA Y POR QUÉ NOS IMPIDE SER FELICES?

 

Si eres de las que creciste viendo las películas de Disney seguramente conoces las historias de sus princesas y sus románticos finales. Crecemos y esperamos que nos ocurra  lo mismo viviendo inconscientemente una fantasía que nos hace infelices, así que profundicemos: ¿qué es el complejo de cenicienta y por qué nos impide ser felices?

 

¿Recuerdas a Cenicienta? La hermosa adolescente huérfana que queda bajo el cuidado de su madrastra y dos molestas hermanastras. Desde muy joven ella debió hacerse cargo no solo de las tareas del hogar, sino de la atención de toda la familia. 

 

Un día su vida está por cambiar cuando la familia es invitada al baile organizado por la realeza. Sin embargo, su madrastra no permitió su salida, por lo que quedó desconsolada ante la negativa. 

 

Cansada, triste y harta de su situación en su hogar, aparece su hada madrina, quien le concede el deseo de ir al baile. ¡Y así fue! Asistió al evento y conoció a su príncipe encantador, pero al transcurrir la medianoche debió abandonar el lugar dejando como pista una zapatilla de cristal.

 

Semanas más tarde, Cenicienta era la mujer más buscada del pueblo. El príncipe iba casa por casa probando la zapatilla a todas las muchachas de la localidad, hasta que afortunadamente coincidió con su doncella, se casaron y vivieron felices por siempre. 

 

¿Realmente vivirían felices para siempre si la cenicienta deja su felicidad en manos del príncipe? ¿Qué ocurre cuándo no tenemos la capacidad de valernos por nosotras mismas? ¿Qué sucedería si esperamos que otros cambien el rumbo de nuestras vidas?

complejo de cenicienta

En la vida real debemos plantearnos ese tipo de preguntas para ver qué tanta responsabilidad tenemos sobre nuestras vidas, saber qué tan dispuestas estamos a pelear por nuestra felicidad. 

 

Leer también sobre Mujer Empoderada

 

¿Qué es el complejo de cenicienta y por qué afecta a muchas mujeres?

 

El Complejo de Cenicienta fue descrito por la psicólogo, Colette Dowling en 1981 tras observar en algunas de sus pacientes patrones de comportamiento dependientes, vulnerables e insuficientes para enfrentar los vaivenes de la vida. Generalmente las mujeres que padecen este tipo de condición buscarán un salvador o alguien a quien aferrarse.

 

Al mismo tiempo, el complejo de cenicienta es considerado como un fenómeno social en el que también se involucran dinámicas culturales que de alguna manera limitan a las mujeres a ser independientes y autosuficientes esperando que de forma inconsciente otros le ayuden y se encarguen de sus necesidades y sueños. Otras de las características son:

  • Baja autoestima. 
  • Concepto negativo de sí misma. 
  • Escasas metas a nivel personal y profesional. 
  • Personalidad dependiente. 
  • Miedo a salir de la zona de confort.
  • Idealización de la pareja. 

 

El complejo de Cenicienta suele tener mayor carga negativa que positiva para muchas parejas. Ser una mujer indefensa y con poca ambiciones para crecer por su cuenta puede ser algo altamente asfixiante para cualquier relación, pues depositamos nuestras responsabilidades en otro que no les corresponde. 

 

Además se debe tomar en cuenta que la vida real, jamás será como en los cuentos de hadas. Lamentablemente las historias de amor han “romanizado y normalizado” conductas como la dependencia emocional, el sufrimiento y el sacrificio para lograr un final feliz. 

 

Leer también sobre Cómo ser libre

 

De princesas a guerreras 

 

Muchas veces a las niñas solemos catalogarlas de ser las princesas de la casa, debido a que cuando son muy pequeñas las consentimos.  Además, ellas suelen imitar algunos comportamientos de lo que ven esas historias. 

 

Sin embargo, con el pasar de los años pueden seguir disfrutando el rol de princesa en momentos de diversión y al mismo tiempo, nosotros tenemos que enseñarles sobre la autonomía, independencia y una sana autoestima.  

 

Es de vital importancia mostrarles que sus metas propias valen, y que pueden valerse por sí mismas. Indicarles que la realización personal es un proceso único e individual que puede ser disfrutado con o sin pareja. 

 

Si tienes hijos varones también debes educarlos a ser hombres autosuficientes, responsables, amorosos y comprensivos. Darles a entender que ellos tienen compromisos consigo mismos como el atender la cama, cuidar, mantener limpios los espacios comunes del hogar y el respeto hacia las mujeres indiferentemente de su edad, religión u ocupación.

 

5 claves para superar el complejo de cenicienta

complejo de cenicienta

Si has leído hasta aquí y te has sentido identificada, te digo que no tienes porqué sentirte avergonzada. Lamentablemente muchas crecimos con estilos de crianzas limitantes que podemos romper si tomamos consciencia de ello.

 

Superar el complejo de cenicienta requiere de muchísima disposición para dejar atrás esas conductas que nos llevaron a ser mujeres dependientes. Si este proceso te cuesta muchísimo trabajo, no dudes en acudir con un especialista. Otras acciones que puedes ejecutar son:

 

  1. Conócete:

    dedícate tiempo a conocerte y reflexionar sobre ti.. ¿Desde cuándo no estás contigo misma y disfrutas de tu compañía? Esta acción te ayudará a tener más control de ti antes que otros lo tengan. 

  2. Entiende tus emociones:

    esta puede ser una de las tareas más complicadas porque lamentablemente pocas veces nos enseñan a escucharnos y prestar atención a lo que sentimos. Por ahora te invito, a que cada emoción, sea rabia, tristeza, alegría, temor aprendas a entenderla, preguntándote que lo detonó y aceptarla. 

  3. Lucha por tus propios sueños y metas:

    tener tus propósitos personales claros te llevarán a dirigirte mejor por la vida, a velar por tus necesidades y lograr eso que tanto anhelas. 

  4. Obtén independencia financiera:

    en la actualidad somos más las mujeres que decidimos ser independientes y empoderarnos para no responsabilizar a otros de las cuentas. Esto te evitará problemas en tus relaciones. 

  5. Trabaja a diario tu autoestima:

    recuerda que más que decirte que estás preciosa frente al espejo, reconoce tus virtudes y cualidades que te hacen única y especial. Cuando estamos claros de nuestras capacidades y destrezas superamos cualquier obstáculo que se nos presente en la vida.

 

Leer también sobre Heridas emocionales para sanar.

 

Por último, no tiene nada malo querer ser amada, todo lo contrario: es una necesidad como cualquier otra, sin embargo  antes de buscar ser entendida, comprendida y apreciada por otros debes empezar por ti. De niña eras una princesa, pero ahora ¡eres una guerrera!

 

Etiquetado como



Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no se publicará.Los campos requeridos están marcados con *


Continua leyendo

Próximo Post

La meditación


Thumbnail
Post anterior

Hambre emocional


Thumbnail


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Quiero saber...