Hablemos de Autoestima financiera

Escrito por el 05/07/2021

Hablemos de autoestima financiera

 

Muchos creen que la autoestima y el dinero no van de la mano, pero ¿has pensado alguna vez que una sana autoestima financiera puede ayudarte a tener una visión de la vida más optimista y feliz? 

 

Hace unos días sostuve una Charla Conscientemente con @coach_financiero (que puedes ver mi perfil de Instagram) sobre este tema, y nos dimos cuenta que efectivamente el dinero y la autoestima están íntimamente unidas. 

 

La autoestima financiera es un concepto que describe nuestra manera de relacionarnos con el dinero. Se centra en el manejo óptimo de nuestros recursos económicos para lograr nuestras metas en la vida. 

 

Y es que cuando tenemos una mejor relación con nosotros mismos nos enfocamos no solo en satisfacer nuestras propias necesidades, sino que aspiramos a lograr mejor calidad de vida y hacer nuestros sueños realidad. 

 

No obstante, muchos de nosotros crecimos con puntos de vista encontrados, pues para numerosas familias o personas, el dinero suele ser un tema problemático que genera incomodidad.

 

Leer también sobre cómo es un hombre empoderado

 

Creencias limitantes que disminuyen nuestra autoestima financiera

 

Rosa emigró hace unos cuatro años a Portugal, proviene de una pequeña provincia de Buenos Aires, Argentina. Desde muy niña, ella recuerda que el dinero era un tema problemático porque causaba conflictos entre sus padres.

 

El pago de la colegiatura de ella y de sus hermanos, un ligero aumento en la tarifa de los servicios básicos o pagar las reparaciones del coche, desataba una guerra campal entre sus progenitores. 

 

Por su parte Rosa, siempre le generaba ansiedad manejar su propio dinero. Era extremadamente ahorrativa, pues no sabía que podría suceder si gastaba para algo mínimo. 

 

Quizás el caso de Rosa se parezca al tuyo o todo lo contrario, que seas alguien derrochador, pero te digo que ambas posturas son perniciosas porque no nos permiten vivir con tranquilidad ni estabilidad. 

 

Aunque no nos demos cuenta, dentro de nuestra psique existen cientos de creencias limitantes que nos impiden relacionarnos de una manera más sana con nuestras finanzas.

 

¿Vales lo que ganas?

autoestima financiera

 

Carlos tiene 5 años de experiencia en el área de la programación. A pesar de ser un excelente desarrollador, le cuesta exigir la cantidad idónea para cobrar su servicio porque considera que “no es algo trascendental”.

 

A pesar de tener largo tiempo en su puesto, él ya no se siente ni pleno ni cómodo con su situación laboral ni económica, pero tampoco considera el gran valor que tiene su trabajo y así salir de esa peligrosa zona de confort.

 

La autoestima es sinónimo de valor. Generalmente cuando trabajamos, intercambiamos algo de valor por dinero, por ejemplo: un servicio, conocimientos y experiencias. Por lo tanto, si tomamos en consideración todo lo que nos ha costado profesionalizarnos o aprender, tendremos claro cuán valioso es lo que hacemos. 

 

Ahora bien, cuando no apreciamos nuestros talentos y habilidades corremos el riesgo de que otros impongan un valor en el trabajo, y además nos conformemos con algo con lo que no estamos satisfechos. 

 

Queda claro entonces que si mejoramos nuestra autoestima, no solo gozaremos de una mejor relación con nosotros mismos, sino que también eso tributa en otros aspectos vitales, como lo es la gestión de las finanzas. 

 

Leer también sobre cómo adoptar hábitos

 

¿Cómo puedo mejorar mi autoestima financiera?

autoestima financiera

 

Como has leído anteriormente, una buena relación con el dinero está íntimamente ligada a una autoestima sana; por consiguiente, lo mejor sería comenzar a trabajar de adentro hacia afuera. Pero ¿cómo lograrlo? aquí te lo explico:

 

  1. Debate tus creencias limitantes:

    todos alguna vez crecimos con creencias distorsionadas sobre el dinero ¿te has preguntado cuáles son las tuyas? Una vez identificadas debes estudiarlas con mayor claridad y descartar las que no te convengan. 

 

     2. Aprende a aceptar halagos:

nadie nos enseñó a recibir halagos, entonces desechamos comentarios que nos pueden ayudar a crecer y a darnos cuenta que tan valiosos somos. Así que comienza a tratarte mejor desde ahora.

 

  1. Reconoce tus logros:

    muchas veces nos cuesta reconocer nuestros logros y experiencias. Cuando no estamos familiarizados con las pequeñas victorias no tendremos claro nuestro valor. Empieza a apreciarte cuánto vales, si esperas que otros valoren lo que haces.

 

  1. No te limites al aprender:

    existe la creencia limitante bastante común de que para ser exitoso en las finanzas debes ser un erudito en los negocios, y la verdad es que la gente que le va bien con el dinero aprende cada vez más nuevas habilidades para manejarlo de mejor forma.

 

  1. Proponte metas realistas:
  2.  una manera de alimentar nuestra autoestima es cumpliendo las metas que nos propongamos. Puedes empezar con algo pequeño, ahorrar 5% de tu sueldo a fin de mes. Una vez te hayas dado cuenta que la cumpliste, podrás establecer objetivos más ambiciosos.

 

  1. Piensa claro para actuar claro:

    muchas veces no logramos mantener una relación saludable con el dinero porque ni siquiera tenemos claro qué queremos. Decimos “quiero tener una fortuna” que no es lo mismo que decir “quiero cien mil euros en un año”, esta última nos permite ejecutar acciones precisas para lograr tal objetivo, mientras que la primera no.

 

  1. Produce dinero de forma inteligente:

    sí, nos han metido en la cabeza que para tener mucho debemos trabajar hasta doce horas al día ¡error! Producir dinero inteligentemente también implica elegir un empleo que no solo garanticen ganancia, sino también bienestar emocional. 

 

Otra manera de lograrlo es aprendiendo sobre inversiones en bolsa o en otros activos.

 

  1. Valora más los aspectos internos sobre los externos:

    un suceso como un despido puede marcarnos negativamente, pero esa circunstancia no debe definirnos como personas (y menos si es algo tan temporal como esto).

 

Procura prestar atención a lo que ocurre en tu interior (apreciar tus logros y motivarte a alcanzar nuevas metas) que es lo que realmente depende de ti.

 

  1. Practica la mentalidad de abundancia: este punto consiste en comenzar a observar todo lo que anhelamos como algo alcanzable, independientemente de la situación económica en la que nos encontremos. De igual manera, agradece todo lo que has logrado hasta ese momento.

Por último, comienza a tener fe en ti mismo. El paso número uno para alcanzar la autoestima financiera es contar con la capacidad de creer que con nuestras habilidades, conocimientos y experiencias podemos llegar más lejos de lo que imaginamos. 

 

 

Etiquetado como



Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no se publicará.Los campos requeridos están marcados con *



Abrir chat
Quiero saber...