La meditación

Escrito por el 14/03/2021

TIPOS DE MEDITACIÓN MÁS CONOCIDAS Y PRACTICADAS

 

¿Sabías que todos los seres humanos tenemos la capacidad de realizar cambios en nuestro cerebro? Gracias a varios tipos de meditación más conocidas y practicadas podemos transformar significativamente nuestras vidas si así lo deseamos y practicamos. 

 

Y es que la meditación es una práctica antigua y ancestral que se ha ido popularizando en occidente. Cada vez son más los instructores, escuelas o eventos donde se promueve estas tendencias meditativas porque son innumerables los beneficios que pueden traernos. 

 

Al principio, meditar no es una tarea sencilla, requiere de cierto esfuerzo, constancia y disciplina para conseguir óptimos resultados. Así como disfrutamos entrenar nuestro cuerpo ¿por qué no hacerlo con el cerebro? con la meditación podemos lograrlo.

 

Leer también sobre La Gratitud

 

Beneficios de los tipos de meditación 

meditación

Entretanto, los beneficios que podemos destacar son alivio de la tensión y estrés, mejora la respiración y la concentración. En ese sentido, un estudio realizado por el monje budista y biólogo Antoine Lutz arrojó que a través de la meditación muchos han podido cambiar sus mentes.

 

En esa misma investigación encabezada por la Universidad de Wisconsin, junto a 19 universidades y monasterios budistas a lo largo de 15 años se observó a través de escáneres que los cerebros de personas practicantes de la meditación obtenían transformaciones en el sistema nervioso como:

 

  • Activación de zonas del cerebro asociadas con la empatía, compasión y la gratitud. 
  • Reducción del volumen de la amígdala, la región responsable de las sensaciones de miedo.
  • Disminución de los niveles de ansiedad y depresión.
  • Mejoría en la capacidad de atención y retención de la información.
  • Aumento de pensamientos positivos y ayuda a mantener una postura optimista.
  • Fortalecimiento del sistema inmunológico, el encargado de combatir las enfermedades.
  • Impacto positivo en la calidad del sueño y descanso.
  • Mejoría en las relaciones interpersonales.

 

Además de otros efectos beneficiosos como relajación muscular, mayor consciencia de nuestros pensamientos y emociones, reducción en la presión sanguínea y estabilidad emocional. 

 

A pesar de que es una práctica cuyos orígenes radican en el budismo, hoy se ha universalizado y son más las personas que deciden hacerse un espacio en su agenda para lograr mayor bienestar emocional y físico.

 

Leer también sobre Tu mente es tu aliada

6 tipos de meditación más conocidas y practicadas

 

Existen varias formas de meditar, precisamente la gente elige una que se adapte más a sus necesidades, gustos u objetivos. Si apenas estás iniciando, os recomiendo descargar alguna aplicación móvil con meditaciones guiadas para comenzar. 

 

También es conveniente comentar que la mayoría de estas meditaciones están estrechamente relacionadas con los preceptos budistas que pueden servirnos para reflexionar un poco sobre cuestiones vitales como el amor, el desapego y la gratitud. 

 

Meditación Vipassana: mejor conocida como la meditación Insight, en la que se permite ver cada cosa cómo realmente es. Esta práctica bastante popular en el budismo tradicional se ha popularizado gracias al Mindfulness en Occidente. 

 

En primera instancia busca que la persona se conecte con su respiración, sincronizando el aire que entra y sale de sus pulmones a través de la nariz. Al mismo tiempo invita a dejar salir los pensamientos tal como una película en el cine, observando cada uno sin juicios y luego dejarlos ir. 

 

Meditación Zen: llamada meditación Zazen significa meditación sentada. Esta suele ser similar a la anterior, en cuanto a la la observación de los pensamientos que surgen en nuestra mente, pero tiene otras reglas un poco más estrictas. En este tipo de práctica se sugiere mantenerse sentado con la columna recta, la barbilla ligeramente agachada y las manos puestas en el vientre.

 

Además la respiración se centra en el vientre en lugar del aire que entra y sale por la nariz. En cuanto a los ojos pueden permanecer abiertos, pero con una mirada baja. La meditación Zen es recomendada para personas que ya tengan experiencia en la práctica.

 

Meditación Kundalini: es considerada un método para despertar la consciencia a través de la energía. La meta principal de esta práctica consiste en liberar la energía Kundalini que reside en la base de la columna vertebral.

 

A lo largo de su práctica se ejecutan mudras, técnicas de respiración, mantras y otros ejercicios para que al final la persona logre conectar con la energía kundalini o iluminación.

 

Meditación Tonglen: esta práctica tiene amplia popularidad dentro del budismo tibetano. Consiste en enseñar a la persona a enfrentar las situaciones difíciles de la vida.

 

Nuestra cultura nos ha enseñado que debemos evitar el dolor a toda costa, mientras que esta práctica nos muestra que es posible hacerle frente y salir airoso de cualquier circunstancia conectando con el sufrimiento y liberándose hasta conseguir la estabilidad y paz interior.

 

Asimismo, se le denomina meditación de “dar y recibir” en la que aprendemos a ser más compasivos con nosotros mismos, empáticos, sabios y agradecidos. Se practica sentado o de pie ejecutando técnicas de respiración y concentración. 

 

Meditación Chakra: un chakra se considera un centro energético del cuerpo, cada uno está ubicado en una parte diferente y está relacionado con un color o sonido con propósitos diferentes. El nirvana se logra cuando todos se despiertan y activan, pero para conseguirlo se deben realizar movimientos específicos con las manos y visualizaciones.

 

Meditación de sonido primordial: sus orígenes remontan en la India y está basada en mantras, sonidos sagrados que tienen cierta energía vibracional que permite a la persona llegar a un estado de calma y consciencia pura, además sirven para limpiar los Nadís (centros energéticos del cuerpo).

 

Cabe destacar que los mantras son sonidos sagrados con un gran poder de relajación y armonización, sin embargo, en el momento de su realización es recomendable alejarse de todos los ruidos del ambiente.

 

Leer también sobre tu salud física y emocional

 

Ahora que ya conoces todos los beneficios de la meditación, no dudes en convertirla en un hábito diario que no os quitará mucho tiempo, con una práctica diaria de 15 a 30 minutos es suficiente. 

 

Aunque estos tipos de meditación tienen diferentes técnicas todas llevan a un mismo fin: sentir bienestar, tranquilidad y conexión profunda con nosotros mismos. ¿Ya lo habéis intentado? Cuéntame en los comentarios.

 


Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no se publicará.Los campos requeridos están marcados con *



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Quiero saber...