Tu salud física y emocional van de la mano. Tu cuerpo está formado por átomos (esta es la partícula más pequeña). Estos átomos vibran en distintas frecuencias.

Cualquier tipo de materia (desde una mesa, un jabón, una crema, una comida, etc) está compuesto de átomos también. Si lo pusiéramos en un microscópico de alto nivel, veríamos átomos vibrando en distintas frecuencias. Las frecuencias solo dependen de la densidad de la energía. A mayor densidad, vibración más baja o más lenta. A menos densidad o lo que es lo mismo más elevación, vibración más alta o elevada.

Tu salud física y emocional van de la mano. Si tu cuerpo está lleno de átomos, vibra en una frecuencia según todo lo que contenga: emociones, comida para digerir, jabones, perfumes, la ropa que está encima de tu piel, pensamientos, luz, el modo de respirar y muchas cosas más.

Si toda materia vibra en una frecuencia distinta, entendemos que por ejemplo, los alimentos, vibran en una frecuencia según su calidad, según como hayan sido tratados… también los productos de cuidado de tu piel, como los cosméticos, higiene, limpieza del hogar,etc… estos productos están formados por átomos como todo. Es decir en última instancia son energía. Cómo hayan sido procesados, cómo hayan sido tratados los trabajadores, cual es la calidad real del producto (y no solo el que te venden) afecta a la vibración de ese producto, y por ende, a tu vibración. Pues la energía va pasando de un lado a otro.

Es importante que elijas productos con conciencia, que te nutran, que te aporten, que sepas que van a contribuir a mantener tu organismo en su más alto beneficio. Yo personalmente uso productos que sean de alta calidad con el máximo de productos de la naturaleza y respetuosos con el medio ambiente. BeYourValue me ha permitido conocer esta plataforma dónde yo lo compro online. Clicka sobre BeYourValue para saber más si lo deseas.

Lo mismo pasa con los alimentos, con la ropa, con los adornos de tu casa, con la música que escuchas, la TV que miras, etc.

El deporte por otra parte, también contribuye a elevar tu estado vibracional. La energía se mueve, no se estanca. Y eso permite remodelar aquellos sentimientos estancados durante esos días anteriores o semanas.

La meditación es otro modo de elevar tu frecuencia y mantener un buen estado emocional, puesto que realizas una especie de ducha mental, aliviando sentimientos y conexiones neuronales que te anclaban en comportamientos del pasado, y permitiéndote una transformación profunda y duradera.

Como ves, tu salud física y emocional depende en gran parte de ti, y puedes encargarte personalmente de varios componentes para mejorarla, potenciarla y expandirla.

 

Tagged as , , , , ,



Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies